Cómo abrir una botella de forma correcta

CÓMO DESCORCHAR UNA BOTELLA DE ESPUMANTE

Abrir una botella de espumante es un ritual muy importante en cualquier celebración. Si bien el efecto es impresionante, descorchar una botella puede resultar difícil si no se sabe cómo hacerlo. Seguí estos pasos para descorchar tu botella - Retirá el papel aluminio y el seguro de alambre En primer lugar, quitá el papel aluminio que cubre el corcho y luego desenroscá el seguro de alambre que lo protege. Asegurate de sostener el corcho con tu pulgar para evitar que la botella se abra accidentalmente. Tené en cuenta que si sacás el seguro de alambre antes de abrir la botella, corrés el riesgo de que ésta se abra accidentalmente antes de lo esperado. El propósito del seguro es proteger el corcho. - Sostené correctamente la botella Sujetá el cuerpo de la botella con tu mano hábil y apoyá firmemente la palma de tu otra mano en la cabeza del corcho. Colocá la base de la botella sobre tu cadera. Si vas a sostener la botella con tu mano derecha, apoyala sobre tu cadera derecha o la parte derecha de tu torso. Sostené el corcho con un paño de cocina a fin de crear más fricción, atrapar fácilmente el corcho cuando salte de la botella y evitar que el vino espumante se derrame. - Girá la botella y sostené el corcho Rotá la botella poco a poco con tu mano hábil, mientras sostenés el corcho con tu otra mano. Mientras el corcho gira, aumentá gradualmente la distancia entre tus manos hasta que la más hábil se encuentre aproximadamente a la mitad del cuerpo de la botella. - Abrí la botella Si te encontrás en un ambiente cerrado o rodeado de mucha gente, asegurate de retirar el corcho con mucho cuidado. Para abrir la botella cuidadosamente, girá el corcho más lentamente al final y, cuando esté a punto de salirse, agarralo firmemente. Presioná la cabeza del corcho con tu pulgar hasta que salga con facilidad de la botella. Asegurate de sostener el corcho y atraparlo para que no vuele. Abrí la botella cuidadosamente para que el corcho no haga mucho ruido. Para abrir la botella de manera tradicional, empujá el corcho con tu pulgar y luego agitá la botella para que el gas haga efecto. Evitá abrir la botella de esta forma hasta que te hayas acostumbrado a hacerlo cuidadosamente. Seguí las reglas marcadas en la etiqueta - Enfriá la botella antes de abrirla  Colocá la botella en el freezer, en una hielera o en un balde con hielo y dejala reposar por varias horas. Esto no solo mejorará el sabor del espumante, sino que también ayudará a evitar que se derrame cuando lo abras. - Abrí la botella cuidadosamente si el evento es formal Sostené el corcho firmemente para que no vuele de repente. Girá la botella con cuidado, sosteniendo el corcho, hasta que esté casi completamente afuera. Escuchá el “suspiro” que hace el corcho al aflojarlo. Luego, tiralo delicadamente con la palma de tu mano y sostenelo antes de sacarlo por completo para que la espuma no se rebalse. Si sos camarero o empleado de catering, te aconsejamos abrir la botella lo más silenciosamente posible. No salpiques el espumante ni dejes que el corcho vuele. - Evitá agitar la botella El champagne es una bebida carbonatada que está herméticamente sellada en una botella. Cuando la agitás, la presión en su interior puede alcanzar niveles muy peligrosos. Abrir una botella con mucha presión almacenada puede causar que derrames el contenido y que el corcho salga despedido a una velocidad aproximada de 40 km/h. Si agitás la botella accidentalmente, dejá que repose durante una o dos horas para que el champagne se asiente. El dióxido de carbono será reabsorbido con mayor facilidad si el champagne está frío. - Serví el champagne lentamente Como ya mencionamos, el champagne es una bebida carbonatada y el líquido forma burbujas rápidamente si lo servís en una copa. No derrames ni desperdicies nada, especialmente si vas a servirlo a varias personas. Sostené la copa recta, no la inclines. Llená un tercio de cada copa con espumante y luego completá un poco más cuando hayas servido una cantidad pequeña a todos tus invitados. No toques la copa con la botella, ya que el champagne es almacenado en bodegas. Es de mal gusto ensuciar las copas de otros. Unos últimos consejos - Mientras menos ruido hagas, mejor. Lo ideal es que la botella solo haga un silbido pequeño. Esto significa que el champagne está lo suficientemente frío y que no se derramará. - Nunca intentes abrir una botella que no esté completamente fría. Las botellas que están a temperatura ambiente o están calientes tienden a abrirse de manera explosiva y a derramar líquido.

CONOCÉ MÁS TIPS

Tipos de copas para espumantes
Cómo degustar un espumante
Con que acompañar un espumante